lunes, 7 de febrero de 2011

Todo es mentira en esta vida...


Por mucho que queramos aproximarnos a la verdad, nunca llegamos del todo. Es cierto. La mentira es más fácil, se encuentra más a menudo y es lo que se acaba creyendo con el paso del tiempo.
Si ya los procesos biológicos son mudables, dinámicos, inaprensibles...imaginaos el hombre y su a veces absurda realidad.
Si trascedendemos el hombre y entramos en el mundo virtual que estamos creando, la ilusión es aun mayor. Cifras, datos, imágenes, vidas ilusorias, mentiras que quizás se crean pero que nadie comprobará. Internet, la t.v, las revistas...medios de comunicación que vierten datos espurios, no contrastados o simples patrañas.
Si a eso le unimos la escalada la cifra sigue en su ascenso. Ascensiones que nunca han existido. Escaladores inhumanos que se quedan en jóvenes promesas. Zonas con un potencial de 60000 bloques en las que luego se cuentan bulders con la palma de la mano. Supuestos old school de palo. Material mágico con el que harás todos tus projects. Entrenamientos para nazarenos autoflagelantes que te llevarán al 9c... Está claro. La escalada como cualquier otra actividad humana está inflada de bulos, de tracas, de sensacionalismo barato...es natural

Informaros, si es que quereis, por vosotros mismos de todo cuanto acontezca. No hablemos en boca de nadie. Contrastemos las informaciones aunque sea algo tedioso y cansado. Y por favor, para los que publiqueiis revistas o blogs que puedan ser leidos por muchas personas, no falteis a la verdad. Y si no la sabeis ser más cautos e informaros mejor sobre lo que escribís.

"Hac vita totus falsus est"

2 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Alvarito subre para Las Tuerces que aquí no hay mentiras¡¡¡ (es broma, por aquí hay también bastantes bolas...)
¿Que es de tu vida? Te has alejado del mundanal ruido vertical o vuelves a la carga cual vitorino en la maestranza de Sevilla?

Älvarithor dijo...

JAjajaja...Ese Joselín!
Trato de volver al ruedo como el hijo pródigo. En semana santa igual tiro para allá. O quizás os vea antes que ya hay ganillas. Estoy más flojo que una mierdilla de perro pero bueno las risas con los cántabros no me las quita nadie